El bambú en China

En China, probablemente el país con la mayor extensión de bosques de bambú, crece -más o menos- el veinte por ciento del bambú del mundo, según un artículo de la revista china de Beijing China Reconstructs.
Esto representa una superficie de unos 20.000 Kms2 en la que crecen alrededor de unas 300 variedades de bambú.
El origen del bambú en China data de tiempos inmemoriales. Hay restos de cerámica grabada de la cultura neolítica que se remontan hasta hace unos 6.000 años. También se han descubierto restos de cestos de bambú de hace unos 4.000 años. Con el bambú se construían tuberias para llevar el agua de riego a las tierras de cultivo.

Las mayores extensiones de bosques de bambú se encuentran en el sudeste asiático, zona bajo la influencia de los monzones y con altos niveles de humedad y temperatura.

En China, el bambú es -probablemente- la planta más importante desde el punto de vista económico: crece muy rápido (unos tres meses), madura pronto (entre 3 y 5/6 años) y tiene un gran rendimiento. Hay variedades que alcanzan unos 20/30 metros de altura en pocos meses, se pueden cortar y después de secar ya están listos para ser utilizados y su rendimiento por hectárea puede llegar a unas 25 ó 30 toneladas
anuales. Así podemos ver que comparado con otras especies maderables crece en la mitad de tiempo que éstas, pero su rendimiento es el doble.

En el año 1949, el gobierno chino y los centros de investigación forestal, entre otros organismos, después de exhaustivos estudios deciden ampliar las zonas de plantación de bambú. De esta forma ensayan e introducen con éxito variedades de bambú, que se dan en las zonas del sur, en las regiones del norte.

En China existe un organismo especial de investigación científica que se ocupa del bambú, de sus métodos avanzados de cultivo y la prevención de enfermedades y plagas. Bosques de bambú, Chongqing (China)

En la provincia de Zhejiang, muy importante en el cultivo de bambú, la Academia China de Ciencias de la Silvicultura ha instalado una zona ajardinada de 15 hectáreas para el estudio, la investigación y la difusión educativa de los resultados de la experimentación con unas 100 variedades raras de bambú. Así, a comienzos de 1970, el Instituto de Investigación Forestal, de la provincia de Guangdong, consiguió un nuevo bambú híbrido de gran rendimiento y calidad, con unas características de firmeza y flexibilidad, que madura en la mitad de tiempo que otras variedades y se usa en la construcción de viviendas y la fabricación de
cuerda.

El empleo y los usos del bambú continúan extendiéndose. Con él se producen cientos de productos, desde contrachapado, tarimas y parquet para suelos hasta muebles y un sinfin de diferentes artículos.

En China, los departamentos de construcción están estudiando continuamente las propiedades físicas y mecánicas del bambú: resistencia, tracción, tensión, etc. De esta forma promocionan y difunden su uso y su utilización. Así, una interesante y novedosa posibilidad descubierta es en la construcción, el hormigón que está reforzado por varas de bambú en lugar del acero o hierro habitual.

Estas informaciones corresponden a un artículo aparecido en la revista china de Beijing China Reconstructs. Las investigaciones son de Lian Tairan, ingeniero forestal del Ministerio de Montes de China.